Los humanos estamos acostumbrados a complicar las cosas (y la vida). Nos cuesta mucho aceptar que todas las respuestas las llevamos dentro, que menos es más y que todo es más fácil de lo que parece. Queremos soluciones ahora y enseguida. No nos gusta esperar. En este sentido, no somos muy diferentes de los niños de 2 años.

Cuando empecé terapia hace años y me dijeron: «Tienes que estar más en la naturaleza, respirar con los pies descalzos. A través de la respiración puedes bajar la intensidad mental, la ansiedad y obtener más claridad». No lo tomé en serio, pensé: «Vengo a hacer terapia con mis problemas y lo que me aconsejan es respirar». Pues sí, la respiración consciente es la base. Desde entonces, no sé cuántas veces respirar conscientemente me ha ayudado a salir del bucle, centrarse, pensar con claridad, quitar el miedo, dormir tranquila y mucho más.

Sigo descubriendo el poder de la respiración y cada vez me sorprende más y más. Ahora la palabra ‘breathwork’ está muy de moda, como ‘mindfulness’ hace unos años.

¿Qué es breathwork? ¿Otra tarea muy complicada que tengo que añadir a mi día ya tan lleno de hábitos saludables y retos? ¿Es otro curso, taller que tengo que hacer? ¿Aprender y poner en mi lista de TO DO, donde las cosas de mi bienestar siempre se quedan sin hacer el check? ¿Tengo que meditar, escribir en mi diario, hacer yoga, salir y pasar tiempo en la naturaleza, observar el amanecer, bañarme en agua fría y ahora esto? ¿Otra cosa más? Uffff.

Para mí, breathwork es una herramienta, siempre conmigo, que me ayuda a conectar conmigo misma, recordar quién soy y darme la perspectiva que pierdo si voy corriendo por la vida sin parar. No la trato como otra gran cosa que tengo que hacer cada día para nada. Al final, sí o sí estoy respirando, ¿verdad? 😉 La uso siempre que la necesito. Hay momentos en mi vida en que se me olvida y no pongo atención a cómo estoy respirando. Luego aparece un momento de estrés, tensión, miedo, duda y es cuando vuelvo a recordar esta herramienta que siempre tengo conmigo. Uff… qué alivio.

Además de estar siempre a tu alcance, es gratis y la puedes usar en cualquier sitio y momento.

¿Cómo usar esta herramienta súper poderosa? No hace falta ningún curso. Te lo puedo decir yo, ahora mismo.

Si ves que el tema te interesa, te dejo estos tres ejemplos de cómo usar tu respiración para sacar a esa persona consciente, tranquila y con claridad que realmente eres.

1. Siente tu Respiración

Pon toda tu atención en la respiración y concéntrate en ella. Obsérvala, escúchala, siéntela, sé testigo de ella. ¿Qué sentimientos y sensaciones crea en tu cuerpo observar tu respiración? ¿A dónde va el aire cuando fluye dentro de ti? ¿Qué se mueve cuando respiras? ¿Es tu pecho o tu barriga? ¿Te cuesta o es bastante fácil y fluido? ¿Qué músculos usas? ¿Se crea alguna tensión en alguna parte de tu cuerpo? Observa todas las sensaciones que ocurren en ti durante este proceso tan raro y tan sencillo a la vez. No huyas, sigue observando incluso si te hace sentir incómoda. Todo lo que ocurra, intenta no juzgar y no resistir.

Al principio, este ejercicio te puede hacer sentir muy incómoda. Pueden aparecer juicios (¿por qué respiro tan mal?, ¿por qué me cuesta tanto?, ¿por qué me canso?). Con el tiempo, si sigues practicando, este ejercicio te ayudará a estar presente, encontrar la paz en este momento, parar y sentir que todo está perfecto sin ningún esfuerzo de tu parte. Puede traerte el sentimiento de libertad completa.

Es fácil, eficaz y vale la pena. Sentirse libre por completo, incluso si es por un minuto, ya vale la pena el esfuerzo.

2. Respira para tu Bienestar

El objetivo de este ejercicio es regular tu sistema nervioso. Inhala contando hasta cinco por la nariz, exhala contando hasta cinco por la boca ligeramente abierta. Encuentra tu ritmo, intenta que la inhalación y exhalación fluyan al mismo ritmo. Que duren lo mismo. Repite durante 5 minutos. Está bien anotar cómo te sientes antes de empezar este ejercicio y después. También te digo, por mi propia experiencia, que al principio me costaba mucho aguantar 5 minutos respirando tranquilamente. Mi mente me volvía loca. Apareció frustración y cansancio. Pero después de unos días de practicarlo un par de veces al día, todo se puso en su sitio. Me sentía más consciente, más presente y más… yo. Así es, con algo tan simple como respirar contando hasta 5 durante 5 minutos. Es increíble cómo puede influir en la calidad de tu vida. ¿No me crees? Experimenta por tu cuenta. Luego me dirás.

3. Respiración 7-4-8 (Relajante)

Esta técnica ayuda con la ansiedad y puede ayudarte a dormir. Si tienes un evento estresante durante tu día, un examen, reunión con una persona que te desequilibra, o vas muy acelerada y te toca dormir pero no puedes, es cuando puedes experimentar con la respiración 7-4-8. Es muy sencillo. Inspira 4 segundos por la nariz, aguanta la respiración por 7 segundos y expulsa el aire durante 8 segundos también por la nariz. Repite hasta 4 veces. El número total de segundos que dura el ritmo es menos importante que mantener la cadencia y el ritmo. Pueden ser entonces 7 segundos o, si te cuesta mucho, 7 ritmos tuyos. Lo importante es que los ritmos sean iguales.

Experimenta con una o todas las técnicas que son sencillas y potentes. Si el tema te parece interesante, ven con nosotras al retiro de septiembre. Valeria, profesora de Kundalini y respiración consciente, te guiará en cómo puedes transformar tus emociones, soltar lo que ya no necesitas, entender y conectar con tu cuerpo, todo a través de la respiración. En el retiro de fin de semana vamos a usar varias técnicas que ayudan a soltar y equilibrar tu cuerpo, mente y alma. La respiración es una de ellas.

Si quieres descubrir más información por tu cuenta, te dejo aquí dos libros bastante interesantes. Uno tiene una explicación muy científica del poder de la respiración y otro es más simple, con técnicas para empezar a usar ya.

  1. James Nestor, Respira 
  2. Dan Brule, Respirar La Vida

Suscribete A Nuestro Newsletter

Si me dejas tu email te informo de todas las novedades que vayan surgiendo: eventos, ofertas, talleres y promociones.

Gracias!